martes, 14 de junio de 2011



  LAS DIFERENCIAS TEMPERAMENTALES











“Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación.” Romanos 12:3.




Como ya mencionamos antes en este estudio, muchas veces los conflictos resultan de no comprender, entender o aceptar el modo de pensar y reaccionar de las demás personas que nos rodean. Existen varios factores que afectan nuestra conducta: el temperamento, carácter y la personalidad.




¿QUE ES EL TEMPERAMNETO, EL CARÁCTER Y LA 


PERSONALIDAD?





El temperamento: Es la forma espontánea de reaccionar. Es la combinación de las características genéticas con que nacemos, heredadas de nuestros padres y que afectan nuestro comportamiento a lo largo y ancho de nuestras vidas.  Dicho de otra manera, el temperamento del individuo puede ser modificado por el medio ambiente y por los diferentes eventos importantes en las diferentes etapas del desarrollo del individuo. Sin embargo, continua siendo la esencia innata conque Dios nos creó. Salmos 139:13-16.
Las diferencias natas de comportamiento en los recién nacidos son tan obvias como lo son los rasgos físicos. Cada niño trae cierto temperamento básico. Existen cuatro categorías básicas de temperamentos y varias combinaciones de estas cuatro categorías que estudiaremos más adelante.


El carácter: es el resultado del conjunto de experiencias acumuladas desde la niñez, y que contribuirá a modificar nuestro temperamento natural. El término carácter implica la presencia o ausencia de valores morales o éticos. Por ejemplo: Una persona puede ser reconocida por su “carácter íntegro” o puede ser tildada de “falsa o de carácter dudoso.”


La personalidad:  es el conjunto de características o formas de manifestarse de un individuo que actúan como patrones consistentes de conducta y determinan su modo de comportamiento en general. Por ejemplo: Alguien que por lo general es conocido por ser tranquilo y equilibrado vs. Alguien que es conocido por ser impulsivo e inestable emocionalmente.

Hay tres razones principales para presentar esta relación descriptiva 
del origen, uso y manejo de nuestra vida emocional como cristianos: 
1-   
  Para entender mejor las causas reales de nuestro propio enojo
2-     Para que seamos más pacientes con las debilidades de nuestros hermanos.
3-     Para que aprendamos a ayudar a nuestros hermanos en sus debilidades en vez de causarles más problemas por reaccionar indebidamente.


En nuestras próximas lecciones estaremos abordando los cuatro temperamentos básicos.
¡Dios les bendiga!!!




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario